A medida que envejezco, las preguntas se reducen a dos o tres. ¿Por cuanto tiempo? ¿Y qué hago con el tiempo que me queda?.
David Bowie

Frases de David Bowie - A medida que envejezco, las preguntas se reducen a dos o tres. ¿Por cuanto tiempo? ¿Y qué hago con el tiempo que me queda?.

Más Frases


Nadie puede sospechar cuantas idioteces políticas se han evitado gracias a la falta de dinero.
Charles Maurice de Talleyrand
Las cartas son como paquetes que contienen sorpresas.
Doménico Cieri Estrada
La misión más importante para un director japonés es desarrollar una relación saludable con sus empleados, para crear una sensación de familiaridad dentro de la corporación, la sensación de que empleados y directivos comparten el mismo destino
Akio Morita
El tiempo de la reflexión es una economía de tiempo.
Publilio Siro
-Demonios, sí. ¿Por qué no pensé en eso? -dijo Vimes amargamente-. Y es por eso que no me gusta la magia, capitán. Porque es mágica. No puedes hacer preguntas, es magia. No explicas nada, es magia. ¡No sabes de dónde viene, es magia! ¡Eso es lo que no me gusta de la magia, que hace todo por arte de magia!
Terry Pratchett
Por lo tanto, resuélvanlo en sus corazones que no ensayarán de antemano cómo hacer su defensa, porque yo les daré boca y sabiduría, que todos sus opositores juntos no podrán resistir ni disputar. [Lucas 21: 14,15]
Jesús de Nazaret
Es menester haber estudiado mucho para llegar a saber un poco
Montesquieu
La mayoría de las personas son otras: sus pensamientos, las opiniones de otros; su vida, una imitación; sus pasiones, una cita.
Oscar Wilde
El Poder Judicial debe mantenerse completamente distinto al poder Legislativo y Ejecutivo en el Estado. Esta separación es necesaria tanto para asegurar la independencia de las funciones judiciales y para impedir que sean influenciados por los intereses de las partes o por la voz del pueblo.
Henry Brougham
- ¿Qué vamos a hacer? -preguntó con ansiedad-. ¿De qué va todo esto? -Nos quieren liquidar -respondió Bond con calma-. Así que debemos mantenernos con vida.
Ian Fleming