A través de la oración, Dios se revela en primer lugar como Misericordia, es decir, como Amor que va al encuentro del hombre que sufre. Amor que sostiene, que levanta, que invita a la confianza
Juan Pablo II

Frases de Juan Pablo II - A través de la oración, Dios se revela en primer lugar como Misericordia, es decir, como Amor que va al encuentro del hombre que sufre. Amor que sostiene, que levanta, que invita a la confianza

Más Frases


Creo que la gente que realmente puede entregarle su vida a la música le están diciendo al mundo Puedes tener mi amor. Puedes tener mi sonrisas. Olvida las malas partes, no las necesitas. Solo toma la música, lo grandioso, porque eso es lo mejor, y esa es la parte que yo doy
George Harrison
Los intelectuales son como la Mafia. Sólo se matan entre ellos.
Woody Allen
Malos testimonios son los ojos y las orejas para quienes no entienden su lenguaje.
Heráclito
No se llega a campeón sin sudar.
Epicteto
Todos nos equivocamos, pero cada cual lo hace a su modo.
Georg Christoph Lichtenberg
La humanidad no comienza con el hombre, sino con el desinterés
Henri-Frédéric Amiel
Advertir la vida mientras se vive, alcanzar a vislumbrar su implacable grandeza, disfrutar del tiempo y de las personas que lo habitan, celebrar la vida y el sueño de vivir, ése es su arte.
Doménico Cieri Estrada
Lo que hoy no hago, definitivamente, es perder el tiempo acudiendo a lugares si no es fructífero para las causas que represento. Hay que centrar las fuerzas. Una iluminación propia nos guía para el futuro.
Rigoberta Menchú
La película tiene que ser reflejo del mundo en el que vivimos, y eso es todo lo que quiero ser parte. Los actores habitan el mismo planeta que todos los demás. Es una cosa rara que ocurre cuando eres un actor; la gente te cree superior que porque encarnas de alguna manera a ciertos grupos de personas o las esperanzas de la gente o algo así.
Alan Rickman
Mañana por la mañana, vencidos, regresaremos el gato y yo allí donde las gallinas no ponen y los geranios no dan flor. Donde sin alegría me encuentran los días mirando la vía del tren
Joan Manuel Serrat