Ahora sé por qué los tigres se comen a sus crías
Al Capone

Frases de Al Capone - Ahora sé por qué los tigres se comen a sus crías

Más Frases


Lo realmente importante no es llegar a la cima; sino saber mantenerse en ella.
Alfred de Musset
Cuando oigo este discurso de todo el mundo es tan tonto y nosotros somos tan listos veo una mezcla tal de mediocridad, estupidez y narcisismo...
Carlos Ruiz Zafón
No acostumbro a dar mucha importancia a las palabras de los pacientes, porque si cuando se lamentan, yo intento calmarles, se lamentan aún más. Si por el contrario, como en este caso, dicen sentirse mejor y yo muestro mi satisfacción, acaban sintiéndose mal.
Yukio Mishima
Ni pidas a quien pidió, ni sirvas a quien sirvió.
Proverbio
La intolerancia de casi todas las religiones que han conservado la unidad de Dios es tan evidente como los principios contrarios contrarios de los politeístas.
David Hume
Pero las palabras zozobran en semejantes mares. Lo mejor es imaginártelo si quieres sentirlo.
Yann Martel
Me dejó la amarga impresión de que lo que había visto a través de su pupila estancada era la sombra de la muerte.
Miguel Delibes
La pasión femenina es una selva oscura nunca explorada del todo, selva hecha a la vez de desinterés infinito y de ímpetu celoso de la posesión exclusiva.
Gregorio Marañón
Un libro no es inofensivo simplemente porque nadie se sienta ofendido por él.
T. S. Eliot
Orando sobre la roca del milagro en España llegará un día la Virgen, llegará escoltada por Gabriel; ella dará a las campesinitas la mano y les enseñará las huellas a seguir. Cristo bajará de aquella mano
Benjamín Solari Parravicini