Es cierto que la cuestión política no penetra profundamente en los detalles de la guerra; no se colocan los centinelas, no se conducen las patrullas según las consideraciones políticas. Pero la influencia del elemento político es tanto mayor, cuando se hace el plan de toda la guerra, de la campaña y a menudo también de una batalla.
Carl von Clausewitz

Frases de Carl von Clausewitz - Es cierto que la cuestión política no penetra profundamente en los detalles de la guerra; no se colocan los centinelas, no se conducen las patrullas según las consideraciones políticas. Pero la influencia del elemento político es tanto mayor, cuando se hace el plan de toda la guerra, de la campaña y a menudo también de una batalla.

Más Frases


No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos
Friedrich von Schiller
El consejo, bueno es; pero creo que es de las medicinas que menos se gastan y se gustan.
Francisco de Quevedo
Aunque la nobleza vive de la parte del que da, el agradecerle está de parte del que recibe; y pues ya dar he sabido, ya tengo con nombre honroso el nombre de generoso; déjame el de agradecido, pues le puedo conseguir siendo agradecido cuanto liberal, pues honra tanto el dar como el recibir.
Pedro Calderón de la Barca
Subiendo a las alturas los adelantas; pero cuanto más subas, más pequeño te verán los envidiosos. El que vuela más alto es el más odiado
Friedrich Nietzsche
La precisión es siempre ventajosa para la belleza, y el razonamiento riguroso para el sentimiento refinado. Vanamente exaltaríamos el uno despreciando el otro.
David Hume
La felicidad es una cárcel, Evey. La felicidad es la cárcel más insidiosa de todas
V De Vendetta
Una monarquía debe ser gobernada por demócratas, y una república por aristócratas.
Charles Maurice de Talleyrand
Se reían de nosotros. Mi papá nos dijo que nunca la haríamos. El crecimiento es un proceso no es como que llegó de un día al otro.
Selena
El autor que ha alcanzado fama, corre el riesgo de verla disminuir, tanto si sigue escribiendo como si deja de hacerlo.
Samuel Johnson
Las máquinas es su grito, su quimera, su panacea. Aparatos que ahorran mano de obra, suplantadores, cancones, monstruos manufacturados para matarse unos a otros, repulsivos trasgos producidos por una horda de lujurias capitalistas mediante nuestra prostituida mano de obra.
James Joyce