El sentido común no es más que un depósito de prejuicios establecidos en la mente antes de cumplir dieciocho años.
Albert Einstein

Frases de Albert Einstein - El sentido común no es más que un depósito de prejuicios establecidos en la mente antes de cumplir dieciocho años.

Más Frases


Si algo he aprendido en las cavilaciones de mi larga vida es que estamos mucho más lejos de poseer un profundo conocimiento de los procesos elementales de lo que cree la mayoría de nuestros contemporáneos, de modo que las celebraciones responden poco a la situación real
Albert Einstein
No escuchar al que nos habla, no sólo es falta de cortesía, sino también de menosprecio. Atiende siempre al que te hable; en el trato social nada hay tan productivo como la limosna de la atención
Honoré de Balzac
Permiteme que el que toca arpa y canta tiene mucha ventaja
Hugo Chávez
Sé que soy inmortal. No hay duda de que he muerto unas diez mil veces en el pasado. Me río de lo que llamáis extinción y conozco la amplitud del tiempo
Walt Whitman
Para una Caperucita Roja, en buena moral, consiste la felicidad en ser comida por el lobo.
Anatole France
Si no hubiéramos armado este grupo, supongo que estaríamos haciendo lo que el resto de la gente hace en el sitio donde crecimos; talar árboles, beber, tener sexo, hablar de sexo y beber un poco más
Kurt Cobain
¿Es apropiado asociar la lentitud con la gracia? Un movimiento a cámara lenta posee una virtud que, realizado a más velocidad, no tiene. Unos gestos bruscos, una voz entrecortada son raramente considerados graciosos y nuestra mirada se detiene con gusto sobre un cuerpo dormido
Pierre Sansot
Enamorarse es sentirse encantado por algo, y algo sólo puede encantar si es o parece ser perfección.
José Ortega y Gasset
El amor es como el fuego; suelen ver antes el humo los que están fuera, que las llamas los que están dentro.
Jacinto Benavente
El cemento armado es una musa honesta y útil, y quizá en manos de un arquitecto genial sería admirable; pero cuando se desmanda y se siente atrevida, como una cocinera lanzada a cupletista, hace tales horrores, que habría que sujetarla y llevarla a la cárcel
Pío Baroja