El corazón del matrimonio son las memorias; y si los dos compartís las mismas memorias y se puede disfrutar de sus rememoraciones, tu matrimonio es entonces un regalo de los dioses.
Bill Cosby

Frases de Bill Cosby - El corazón del matrimonio son las memorias; y si los dos compartís las mismas memorias y se puede disfrutar de sus rememoraciones, tu matrimonio es entonces un regalo de los dioses.

Más Frases


La facultad del oído es una cosa sensible: muy pronto se sacia y al poco tiempo se cansa y aburre.
Martín Lutero
La mayoría de las mujeres se empeñan en cambiar a un hombre, y cuando lo han conseguido ya no les gusta.
Marlene Dietrich
Tu peor enemigo no te puede dañar tanto como tus propios pensamientos. Ni tu padre, ni tu madre, ni tu amigo más querido, te pueden ayudar tanto como tu propia mente disciplinada
Buda Gautama
Posiblemente el servicio meteorológico -de la televisión pública catalana- es el que hace mejor servicio, ya que detrás del presentador, y durante diez minutos, aparece en pantalla el mapa del imperio, que empieza por el Norte en Perpignan y acaba por el Sur rayando con Murcia.
Albert Boadella
La experiencia nos ha demostrado que a la persona no le resulta nada más difícil de dominar que su lengua.
Baruch Spinoza
Yo soy partidario convencido de la igualdad económica y social, porque sé que, fuera de esta igualdad, la libertad, la justicia, la dignidad humana, la moralidad y el bienestar de los individuos, así como la prosperidad de las naciones no serán nunca nada más que mentiras.
Mijaíl Bakunin
La literatura me ha salvado de mí mismo... La juventud es la certeza de la batalla. Eso lo he vivido literaria y físicamente, como Julio Fuentes y otros tantos amigos corresponsales de guerra... Pero una vez que has vencido o has sido derrotado, ya eres viejo
Arturo Pérez-Reverte
Un arte importante de los políticos es encontrar nombres nuevos para instituciones que bajo sus nombres viejos se han hecho odiosas al pueblo.
Charles Maurice de Talleyrand
Llegará el día en que el pueblo cubano será libre para determinar su propio destino
Barack Obama
El caracol siempre está subiendo su propia escalera.
Ramón Gómez de la Serna