No soy un hombre de negocios. Yo no trato con el negocio en absoluto. Ya no más. De vez en cuando, cada cuatro o cinco años, me dicen que he quedado sin dinero y me tengo que ir a hacer un poco más.
Mick Jagger

Frases de Mick Jagger - No soy un hombre de negocios. Yo no trato con el negocio en absoluto. Ya no más. De vez en cuando, cada cuatro o cinco años, me dicen que he quedado sin dinero y me tengo que ir a hacer un poco más.

Más Frases


El arte no es casto, debería prohibírselo a los ignorantes inocentes, no poner jamás en contacto con él a quienes no están suficientemente preparados. Sí, el arte es peligroso. Si es casto, no es arte.
Pablo Picasso
El pavo real abre su cola sin importarle si es día feriado.
Roberto Fontanarrosa
Nosotros, los vascos, evitemos el mortal contagio, mantengamos firme la fe de nuestros antepasados y la seria religiosidad que nos distingue, y purifiquemos nuestras costumbres, antes tan sanas y ejemplares, hoy tan infestadas y a punto de corromperse por la influencia de los venidos de fuera.
Sabino Arana
Si me resisto tanto al amor sólo me he resistido realmente en el fondo porque sé que si estuviera ante él en camisón me dejaría hasta sin camisa
Bertolt Brecht
La familia Vizcaina atiende más a la alimentación que al vestido, que aunque limpio siempre es modesto; id a España y veréis familias cuyas hijas no comen en casa más que cebolla, pimientos y tomate crudo, pero que en la calle visten sombrero, si bien su ropa interior es peor menealla.
Sabino Arana
El mercado es la primera escuela en que la burguesía aprende el nacionalismo
Iósif Stalin
Para amar a una persona y perdonárselo todo basta con contemplarla un rato en silencio. A veces vivimos durante muchos años al lado de otra persona y sólo vemos de verdad en el momento de sobrevenirle una desgracia.
Maurice Maeterlinck
La política es una forma de la maldad. El mayor error que he cometido en mi vida
Mario Vargas Llosa
Lo que realmente nos separa de los animales es nuestra capacidad de esperanza.
José Saramago
Todo lo que el hombre hace a los animales, regresa de nuevo a él. Quien corta con un cuchillo la garganta de un buey y permanece sordo ante los bramidos de temor, quien es capaz de matar impávido a un atemorizado cabrito, y se come el pájaro, al que él mismo ha alimentado, ¿cuán lejos está del crimen un hombre así?
Pitágoras