Me daban órdenes. Obedecía. Me sentía justificado. Ahora nadie pueda ya darme órdenes y nada puede ya justificarme
Jean-Paul Sartre

Frases de Jean-Paul Sartre - Me daban órdenes. Obedecía. Me sentía justificado. Ahora nadie pueda ya darme órdenes y nada puede ya justificarme

Más Frases


El corazón quiere lo que quiere. No hay una lógica para estas cosas. Tú conoces a alguien y te enamoras, eso es todo.
Woody Allen
Artesana de la vida quiero ser, cantar historias que vivan, sentir las cosas que diga.
Celeste Carballo
Es preciso recordar que siempre hay un futuro, futuro que es inexorablemente incierto. Con esto no quiero dar un mensaje de pesimismo, ni mucho menos, ya que la incertidumbre puede terminar tanto negativa como positivamente, con la ventaja de que el ser humano tiene facultades para inclinar la balanza a su favor.
Roberto Gomez Bolaños
El gran Cartago lideró tres guerras: después de la primera seguía teniendo poder; después de la segunda seguía siendo habitable; después de la tercera ya no se encuentra en el mapa.
Albert Camus
Quería escribir sobre todo, sobre la vida que tenemos y las vidas que hubiéramos podido tener. Quería escribir sobre todas las formas posibles de morir.
Virginia Woolf
El abismo no nos detiene, el agua es más bella despeñándose
Ricardo Flores Magón
Un salto corto es sin duda más sencillo que uno largo, pero nadie que quisiera cruzar un foso ancho empezaría por saltar hasta su centro.
Carl von Clausewitz
El principal valor del dinero radica en que lo estimamos más de lo que vale.
Henry Louis Mencken
En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente.
Jalil Gibran
Aquellos que no estudian su historia estan condenados a repetirla.
Anónimo