El judío cree que está destinada para él la soberanía de los pueblos. Tiene una gran idea de su superioridad, un profundo desprecio por los demás y es hombre de pocos escrúpulos.
Pío Baroja

Frases de Pío Baroja - El judío cree que está destinada para él la soberanía de los pueblos. Tiene una gran idea de su superioridad, un profundo desprecio por los demás y es hombre de pocos escrúpulos.

Más Frases


Hay alguien tan inteligente que aprende de la experiencia de los demás.
Voltaire
Conciudadanos del mundo: pregúntense no qué pueden hacer por ustedes Estados Unidos de América, sino qué podemos hacer juntos por la libertad del hombre.
John F. Kennedy
Si no existe el mercado, no existe la democracia.
Gustavo Bueno
Nuestra historia es tan compleja y dispareja, aboluta, renegada e inocente, que si tuvo algún pasado no hay presente, y el futuro se me hace inconsistente. Está llena de reclamos olvidados, fueron muchos los errores oxidados... ésta es una rara historia que va y que regresa, que sueña y promete ser un poco diferente. Nuestra Historia.
Roque Valero
El hombre del conocimiento debe no solamente saber amar a sus enemigos, sino también saber odiar a sus amigos.
Friedrich Nietzsche
¿para qué llamar caminos a los surcos del azar?... Todo el que camina anda,como jesús, sobre el mar
Antonio Machado
La traducción destroza el espíritu del lenguaje
Federico García Lorca
Me gustaría saber por qué casi todo hombre que se aproxima a la grandeza tiende a la homosexualidad, más allá de que lo admita o no.
D. H. Lawrence
Mi misión es ayudar a comprender cuánto se parecen los chimpancés y muchos otros animales a nosotros, y explicar que tienen sentimientos muy parecidos. Es nuestra responsabilidad cuidarlos y protegerlos. Creo que esto se entiende mejor que hablar en términos de derechos.
Jane Goodall
No hay sentido ni verdad en mi actual situación, en mi libertad física mientras el libro al que he dedicado mi vida está en la cárcel. Pues yo lo escribí, y no lo he repudiado y no lo estoy repudiando (...) Pido libertad para mi libro.
Vasili Grossman