El azar es el seudónimo de Dios cuando no quiere firmar.
Théophile Gautier

Frases de Théophile Gautier - El azar es el seudónimo de Dios cuando no quiere firmar.

Más Frases


Hay que refinar la conciencia. Que el hombre se asemeje en esto a un bebé recién nacido. Si él se hace tan sutil, no va a tener errores.
Lao-Tse
La tristeza de la separación y de la muerte es el más grande de los engaños.
Mahatma Gandhi
Las grandes personas, que son las buenas, son ante todo pródigas, y no se preocupan mucho de sus expansiones. Hay que reír y llorar, amar, trabajar, gozar y sufrir; en fin, vibrar todo lo que se pueda y en todos los sentidos. ¿No consiste en esto lo verdaderamente humano?
Gustave Flaubert
El descuido es un sucedáneo de la mentira.
Marguerite Yourcenar
Hoy, afrontamos esencialmente la misma elección que afrontamos en 2000, aunque eso puede parecer más obvio ahora. John McCain, un hombre que se ha ganado nuestro respeto en muchos niveles, ahora está apoyando públicamente las políticas de la Casa Blanca de Bush-Cheney y prometiendo continuarlas realmente, las mismas políticas otra vez.
Al Gore
En realidad, en lo que al concepto de sexualidad se refiere, la masturbación sería la satisfacción ideal. Lo que Freud paradójicamente no tiene en cuenta es el aspecto psicobiológico de la sexualidad, la polaridad masculino-femenina, y el deseo de resolver la polaridad por medio de la unión.
Erich Fromm
¿No tiene la sociedad otros derechos que el individuo? La sociedad, reunión de individuos, no puede tener un derecho que no se encuentra en ningún individuo. La adición de ceros, por numerosos que sean, dan siempre cero al total.
Han Ryner
El infinito matemático se da en la realidad... Tenemos, pues, un infinito no sólo de primero sino además de segundo grado y podemos dejar a cargo de la imaginación de los lectores la construcción de nuevos infinitos de un grado más elevado en el espacio infinito, si tienen deseos de hacerlo.
Friedrich Engels
Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien se las merezca no te hará llorar.
Gabriel García Márquez
Yo no terminaré comprando un montón de cosas, porque me parecen ridículas
Steve Jobs