Creer en la inmortalidad del alma, es decir, estar persuadidos de la existencia de algo de lo cual es imposible formarse alguna noción real, es creer en palabras sin poderlas relacionar con algún sentido; afirmar que una cosa es tal y como la decimos es el colmo de la locura y de la vanidad.
Marqués de Sade

Frases de Marqués de Sade - Creer en la inmortalidad del alma, es decir, estar persuadidos de la existencia de algo de lo cual es imposible formarse alguna noción real, es creer en palabras sin poderlas relacionar con algún sentido; afirmar que una cosa es tal y como la decimos es el colmo de la locura y de la vanidad.

Más Frases


Sobre todo sé bueno: la bondad, más que ninguna otra cosa, es lo que mejor desarma a los hombres.
Henri Lacordaire
No veo una separación entre lo que me imagino y lo que se percibe que me imagino. Como la música es un artificio, es como estar adentro de las canciones. Cada vez me doy más cuenta de que uno quiere admitir algo que no se puede admitir.
Charly García
(—y, sin embargo, ¡qué puede ser menos evangélico que la reparación, el castigo, el someter a juicio!).
Friedrich Nietzsche
Podré ser conquistado, pero no capitularé.
Samuel Johnson
El hombre (cada hombre) es un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros. Debe existir por su propio esfuerzo, sin sacrificarse a otros ni sacrificar a otros para sí mismo. La búsqueda de su propio interés racional y de su propia felicidad es el más alto propósito moral de su vida.
Ayn Rand
El amor es como el fuego, que si no se comunica se apaga
Giovanni Papini
No solamente hemos de aceptar la libertad, pero la hemos de exigir, la hemos de obtener, la hemos de ganar a costa de la vida. Ella es el alma de los pueblos
Juan Montalvo
El rojo es sangre, dolor, violencia, peligro, venganza, celos, resentimiento, culpa. Son sentimientos cotidianos.
Louise Bourgeois
Verdad son los sueños mientras duran; pero, ¿qué es vivir sin soñar?.
Alfred Tennyson
La conciencia sólo puede existir de una manera, y es teniendo conciencia de que existe.
Jean-Paul Sartre