A quien sabes que lo necesita no vendas aquello que puedes darle gratis
Catón el Joven

Frases de Catón el Joven - A quien sabes que lo necesita no vendas aquello que puedes darle gratis

Más Frases


Ten buena conciencia y tendrás siempre alegría. Si alguna alegría hay en el mundo la tiene seguramente el hombre de corazón puro.
Tomás de Kempis
Una mirada de susto o de sorpresa de una de ustedes cuando yo hablaba duramente, me corregía como ningún reto podría hacerlo; el amor, el respeto y la confianza de mis niñas era la recompensa más dulce que pudieran recibir mis esfuerzos para ser la mujer que ellas debían imitar.
Louisa May Alcott
Toda la grandeza de este mundo no vale lo que un buen amigo.
Voltaire
La vida más larga y la más corta tienen la misma equivalencia, pues el presente es de igual duración para todos
Marco Aurelio
Di a cada uno: tienes razón. Porque tiene razón. Pero condúcelos más alto en su montaña; pues el esfuerzo de escalar, que rehusarían por ellos mismos, exige tanto de los músculos como del corazón... ¿Cómo conocerán los hombres sus actos si no han escalado trabajosamente la montaña, en soledad, para transmutarse en silencio?
Antoine de Saint-Exupéry
El alma que está enamorada de Dios es un alma gentil, humilde y paciente
Juan de la Cruz
Pero el hecho de que los arrestados fueran eminentes y conocidos carecía de importancia. La cuestión era que célebres o anónimas, modestas e insignificantes, aquellas personas eran inocentes, y realizaban su trabajo honestamente.
Vasili Grossman
Ser disciplinado como esclavo crea el temperamento esperado de esclavos... Golpear a los niños y aplicarles otros tipos de castigo corporal no es la herramienta apropiada para quien busca formar hombres inteligentes, buenos y sabios.
John Locke
Me opongo a que digan que soy un genio del ajedrez. Me considero un genio en general que, casualmente, juega al ajedrez. Es muy distinto. Miren a Kasparov: él es un genio del ajedrez. Fuera del tablero, en cambio, es un idiota.
Bobby Fischer
La matemática es el alfabeto con el que Dios escribió el mundo.
Galileo Galilei