Si fueramos una partida de pedantes que contempláramos el mundo desde la atalaya de la suficiencia y de la infabilidad, empleando siempre los mismos procedimientos de lucha y la misma táctica, sin preocuparnos de los cambios de situación, entonces no seríamos el Partido del proletariado.
José Díaz Ramos

Frases de José Díaz Ramos - Si fueramos una partida de pedantes que contempláramos el mundo desde la atalaya de la suficiencia y de la infabilidad, empleando siempre los mismos procedimientos de lucha y la misma táctica, sin preocuparnos de los cambios de situación, entonces no seríamos el Partido del proletariado.

Más Frases


Poeta es aquel que te hace sentir, tras haber leído su poema, que sus mejores versos aún no han sido compuestos.
Jalil Gibran
Lo que motiva cada decisión artística o técnicamente es la actuación. Esto es lo que motiva a todo. Nunca puede un movimiento de cámara ser incompatible con la emoción del actor en ese momento. El movimiento, el estilo, el ambiente, todo es dictado por el actor.
Xavier Dolan
Ni la contradicción es indicio de falsedad, ni la falta de contradicción es indicio de verdad.
Blaise Pascal
Las circunstancias de su vida le han singularmente calificado para hacer una contribución. Y si usted no hace esa contribución, nadie más puede hacerlo.
Harold Kushner
La mente humana está formada de tal manera que es mucho más susceptible a la falsedad que a la verdad.
Erasmo de Róterdam
No es un resultado afortunado. Es el resultado que permite que nosotros estemos aquí para observarlo.
Stephen Hawking
La superación de una autocomprensión fundamentalista significa no sólo la refracción reflexiva de las pretensiones dogmáticas de verdad, y por tanto una autolimitación cognitiva, sino el paso a otro nivel de la conciencia moral
Jürgen Habermas
El consejo que la presteza en la ejecución hace seguro, lo hace frecuentemente temerario la tardanza
Tito Livio
La vida sólo puede ser comprendida mirando hacia atrás, pero ha de ser vivida mirando hacia adelante.
Søren Kierkegaard
Si existe un Dios, ¿qué importa la forma en que los hombres le adoren?
Marqués de Sade