Respeto no significa temor y sumisa reverencia; denota, de acuerdo con la raíz de la palabra (respicere: mirar), la capacidad de ver a una persona tal cual es, tener conciencia de su individualidad única. Respetar significa preocuparse por que la otra persona crezca y se desarrolle tal como es. De ese modo, el respeto implica la ausencia de explotación.
Erich Fromm

Frases de Erich Fromm - Respeto no significa temor y sumisa reverencia; denota, de acuerdo con la raíz de la palabra (respicere: mirar), la capacidad de ver a una persona tal cual es, tener conciencia de su individualidad única. Respetar significa preocuparse por que la otra persona crezca y se desarrolle tal como es. De ese modo, el respeto implica la ausencia de explotación.

Más Frases


Con todo esto y a decir verdad, en nuestros días, razón y amor no hacen buenas migas.
William Shakespeare
La vida florece por el trabajo, vieja verdad.
Arthur Rimbaud
La única garantía contra la esclavitud política es el freno que puede mantener sobre los gobernantes la difusión entre los gobernados de la inteligencia, la actividad y el espíritu público.
John Stuart Mill
Los planes son solamente buenas intenciones a menos que degeneren inmediatamente en trabajo duro.
Peter Drucker
El Sol no espera a que se le suplique para derramar su luz y su color. Imítalo y haz todo el bien que puedas sin esperar a que se te implore.
Epicteto
Hay que darle un sentido a la vida por el hecho mismo de que la vida carece de sentido.
Henry Miller
La infancia es una época maravillosa, en la que a los hermanos se les regala sarampión de presente de cumpleaños.
Peter Ustinov
De mi madre aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo; ahora mismo le puedes decir basta a los hábitos que te destruyen, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida por el camino perdido
Facundo Cabral
Ama más a tus amigos cuando menos lo merezcan, por que es cuando más lo necesitan
Proverbio Chino
Pasó por delante de la vida tímidamente, como si le dijese el presentimiento que el menor contacto de esos dos mundos, el suyo y el de otros, sólo podía engendrar dolor
Théophile Gautier