Nadie incurre en delito empujado por el destino.
Séneca

Frases de Séneca - Nadie incurre en delito empujado por el destino.