Pero mudo y absorto y de rodillas, como se adora a Dios ante un altar, como yo te he querido... desengáñate, ¡así no te querrán!
Gustavo Adolfo Bécquer

Frases de Gustavo Adolfo Bécquer - Pero mudo y absorto y de rodillas, como se adora a Dios ante un altar, como yo te he querido... desengáñate, ¡así no te querrán!

Más Frases


Nunca se logra ningún beneficio sin perjudicar a otro.
Michel de Montaigne
Alcanza la excelencia y compártela
Ignacio de Loyola
¿Nos damos cuenta que somos esclavos de la palabra? El comunista es esclavo de las palabras ‘Marx’, ‘Stalin’, etc. Y el llamado cristiano es esclavo del símbolo, la cruz, y todo el juego de las palabras relativas a eso. Id a Roma, id a cualquier parte, y todo lo que hay es la palabra
Jiddu Krishnamurti
Los libros sólo tienen valor cuando conducen a la vida y le son útiles.
Hermann Hesse
La ética no consiste en formular preceptos caídos o dictados desde el cielo, sino que es consecuencia de tomar consciencia de lo que somos.
Albert Jacquard
... los indiduos, los cuales no se distribuyen en naciones, sino por la diversidad de lenguas, de leyes y de costumbres practicadas, y sólo de estás dos, es decir, de las leyes y las costumbres, puede derivarse que cada nación tenga un talante especial, una situación particular y, en fin, unos prejuicios propios.
Baruch Spinoza
... la voz pública que, como sabemos, es capaz de jurar lo que no vio y afirmar lo que no sabe.
José Saramago
El dinero no puede satisfacer el corazón del hombre, sino el buen uso que de él se hace, es esto lo que produce la verdadera satisfacción
Juan Bosco
En la vida casi todo proviene de casi nada
Henri-Frédéric Amiel
La táctica constituye la enseñanza del uso de las fuerzas armadas en los encuentros, y la estrategia, la del uso de los encuentros para alcanzar el objetivo de la guerra.
Carl von Clausewitz