Basta un amo en el cielo para que haya mil en la tierra
Mijaíl Bakunin

Frases de Mijaíl Bakunin - Basta un amo en el cielo para que haya mil en la tierra

Más Frases


(...) por la noche X lo invita a compartir su cama. B en el fondo no tiene ganas de acostarse con X, pero acepta. Por la mañana, al despertar, B está enamorado otra vez. ¿Pero está enamorado de X o está enamorado de la idea de estar enamorado?
Roberto Bolaño
Meine Sätze erläutern dadurch, daß sie der, welcher mich versteht, am Ende als unsinnig erkennt, wenn er durch sie -auf ihnen- über sie hinausgestigen ist.
Ludwig Wittgenstein
La soledad no se encuentra, se hace. La soledad se hace sola. Yo la hice. Porque decidí que era allí donde debía estar sola, donde estaría sola para escribir libros
Marguerite Duras
Y le apena a uno que esa instantánea belleza se haya marchitado de manera tan rápida e irrevocable, que haya brillado tan engañosa e ineficazmente ante uno; le apena el que ni siquiera hubiese tiempo bastante para enamorarse de ella...
Fiódor Dostoyevski
La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo. ¿Qué otro libro se puede estudiar mejor que el de la Humanidad?
Mahatma Gandhi
El progreso traza los caminos derechos; pero los caminos tortuosos, sin progreso, son los caminos del genio.
William Blake
Hay que ser ligero como el ave, y no como la pluma.
Paul Valéry
El hombre es un animal sociable que detesta a sus semejantes
Eugène Delacroix
La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.
Séneca
Sólo hay una pasión, la pasión por la felicidad.
Denis Diderot