La ofrenda más aceptable por Dios mismo, proviene de un corazón agradecido y lleno de alegría.
William Shakespeare

Frases de William Shakespeare - La ofrenda más aceptable por Dios mismo, proviene de un corazón agradecido y lleno de alegría.