En mayor o menor medida todos perseguimos la amistad con Dios, pero únicamente las almas generosas -y, por supuesto, en muy diversos grados- penetran en la intimidad de Dios. ¡Qué diferencia a este respecto, entre un cristiano corriente, que vive en estado de gracia pero con tibieza, y el santo que pone en sus obras un gran amor!
Francisco de Sales

Frases de Francisco de Sales - En mayor o menor medida todos perseguimos la amistad con Dios, pero únicamente las almas generosas -y, por supuesto, en muy diversos grados- penetran en la intimidad de Dios. ¡Qué diferencia a este respecto, entre un cristiano corriente, que vive en estado de gracia pero con tibieza, y el santo que pone en sus obras un gran amor!

Más Frases


El caballo cachondo es como un cojo con muleta.
Enrique Jardiel Poncela
En este momento todos los bares están llenos de hombres vacíos
Vinicius de Moraes
Veo al novelista como a una combinación de prospector de metales y orfebre. El novelista debe descubrir el potencial, la mina de oro, del alma del hombre, debe extraer el oro y entonces crear una corona tan magnífica como su habilidad y su visión se lo permitan
Ayn Rand
Todas las guerras son santas, os desafío a que encontréis un beligerante que no crea tener el cielo de su parte.
Jean Anouilh
La gente siempre obtiene lo que pide. El único problema es que antes de obtenerlo, nunca sabe lo que de hecho pidió.
Aldous Huxley
El pecado no puede ser concebido en un estado natural, sino sólo en un estado civil, donde es decretado por común consentimiento qué es bueno o malo.
Baruch Spinoza
Las dos palabras esclavitud y derecho son contradictorias y se excluyen mutuamente
Jean-Jacques Rousseau
Creo en la determinación humana. A lo largo de la historia se ha comprobado que la voluntad humana es más poderosa que las armas.
Dalai Lama
Que seria de tu felicidad, radiante astro, si no tuvieras aquellos para los que brillas.
Friedrich Nietzsche
El vulgo, y aun la gente que se cree ilustrada, ignora que casi siempre en la historia la ley de la fuerza fue única y absoluta regla de conducta, no siendo más que especial consecuencia de relaciones particulares.
John Stuart Mill