Iré, cuando la tarde cante, azul, en verano, herido por el trigo, a pisar la pradera; soñador, sentiré su frescor en mis plantas y dejaré que el viento me bañe la cabeza.
Arthur Rimbaud

Frases de Arthur Rimbaud - Iré, cuando la tarde cante, azul, en verano, herido por el trigo, a pisar la pradera; soñador, sentiré su frescor en mis plantas y dejaré que el viento me bañe la cabeza.

Más Frases


El papel del ciudadano en nuestra democracia no acaba con el voto
Barack Obama
La ambición jamás se detiene, ni siquiera en la cima de la grandeza
Marlene Dietrich
En esta regeneración política y social, el ejército ha hecho causa común con el pueblo.
Leandro Alem
El hombre no debe seguir ciegamente un derrotero fijo
Ángel Ganivet
El silencio se halla tan pleno de sabiduría potencial, y de espíritu, como un bloque de mármol en bruto es, en potencia una gran escultura.
Aldous Huxley
Hay un estado, que al menos en mi no es muy raro, en el que uno soporta igualmente mal la presencia o la ausencia de una persona amada; al menos en la presencia no encuentra el placer que, a juzgar por la intolerabilidad de la ausencia, debería esperar de ella.
Georg Christoph Lichtenberg
Sin embargo, no hay tema o concepto detrás de Heathen, sólo un número de canciones pero de alguna manera hay un hilo que corre a través de él que es tan fuerte como cualquiera de mis álbumes de tipo temático.
David Bowie
Las personas crecen a través de la gente. Si estamos en buena compañía, es más agradable.
John Lennon
Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú. Sé tú el que aparta la piedra del camino.
Gabriela Mistral
La insolencia es el escudo de la desvergüenza y la fortaleza de la cobardía
Ignacio Manuel Altamirano