La tempestad bendijo mis desvelos marítimos, más liviano que un corcho dancé sobre las olas llamadas eternas arrolladoras de víctimas, ¡diez noches, sin extrañar el ojo idiota de los faros!
Arthur Rimbaud

Frases de Arthur Rimbaud - La tempestad bendijo mis desvelos marítimos, más liviano que un corcho dancé sobre las olas llamadas eternas arrolladoras de víctimas, ¡diez noches, sin extrañar el ojo idiota de los faros!

Más Frases


Mi viejo corazón es un Rey sin razón
Marguerite Yourcenar
Alberto es una persona nerviosa, lo que no es malo. Yo también lo soy. Siempre pensamos que tenemos que hacer más, trabajar más, ser mejores
Lance Armstrong
El hombre sabrá del ser marino, inteligente, le comprenderá y de él aprenderá. Este ser que fue hasta ayer para el hombre un simple pez, pasará a ser un pez de reconocido razonar y de admirable Amor
Benjamín Solari Parravicini
Amo el amor que se reparte en besos, lecho y pan. Amor que puede ser eterno y puede ser fugaz. Amor que quiere libertarse para volver a amar. Amor divinizado que se acerca Amor divinizado que se va.
Pablo Neruda
El talento solo no basta para hacer un escritor. Detrás del libro debe haber un hombre
Ralph Waldo Emerson
Zorras nunca juegan a lo mismo que mujeres
Kase.O
La gestión por objetivos funciona si sabes los objetivos. El % del tiempo no los sabes.
Peter Drucker
El pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustaría recorrer como si de una autopista se tratara, mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qué hay debajo de ellas. A veces les salen alacranes o escolopendras, pero no es imposible que, al menos una vez, aparezca un elefante(...).
José Saramago
Uno es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios
José María García
Me gustaría hacer una historia sobre la época medieval, donde en cada escena que tipo de sentir que estás en el siglo 12. Eso sería genial tener esa sensación.
Oliver Stone