Así que eso era todo, pensó. Jodida política otra vez. Siempre era la jodida política, o la jodida diplomacia. Jodidas mentiras en ropas elegantes. Una vez salías de las calles, los criminales simplemente se escurrían entre tus dedos.
Terry Pratchett

Frases de Terry Pratchett - Así que eso era todo, pensó. Jodida política otra vez. Siempre era la jodida política, o la jodida diplomacia. Jodidas mentiras en ropas elegantes. Una vez salías de las calles, los criminales simplemente se escurrían entre tus dedos.

Más Frases


Quienes comparten nuestra niñez, nunca parecen crecer.
Graham Greene
Únicamente la obediencia tiene derecho al mando.
Ralph Waldo Emerson
De entre las enfermedades de un Estado, consideraré por tanto, en primer lugar, aquellas que surgen de una institución imperfecta y que se asemejan a las enfermedades de un un cuerpo natural que proceden de una procreación defectuosa.
Thomas Hobbes
El hombre (cada hombre) es un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros. Debe existir por su propio esfuerzo, sin sacrificarse a otros ni sacrificar a otros para sí mismo. La búsqueda de su propio interés racional y de su propia felicidad es el más alto propósito moral de su vida.
Ayn Rand
Si es un deber respetar los derechos de los demás, es también un deber mantener los propios.
Herbert Spencer
La pasión por la música es en sí misma una confesión. Sabemos más de un desconocido que la tiene que de alguien insensible a ella que frecuentamos a diario.
Emil Cioran
... sólo la práctica cristiana, una vida tal como la vivió el que murió en la cruz, es cristiana. Todavía hoy esa vida es posible, para ciertos hombres es incluso necesaria: el cristianismo auténtico, el originario, será posible en todos los tiempos...
Friedrich Nietzsche
Yo escribo este poema, que no debía escribir, en el cuaderno de la naturaleza atónita, con tinta usurpada a la noche, arrastrando niebla suspirante.
Luis Alberto Costales
El éxito no debe ser medido por el dinero que se tiene.
Zig Ziglar
La esperanza es un buen desayuno pero una mala cena.
Francis Bacon