El corazón del hombre es un instrumento musical, contiene una música grandiosa. Dormida, pero está allí, esperando el momento apropiado para ser interpretada, expresada, cantada, danzada. Y es a través del amor que el momento llega.
Yalal ad-Din Muhammad Rumi

Frases de Yalal ad-Din Muhammad Rumi - El corazón del hombre es un instrumento musical, contiene una música grandiosa. Dormida, pero está allí, esperando el momento apropiado para ser interpretada, expresada, cantada, danzada. Y es a través del amor que el momento llega.

Más Frases


Voy a salir con mi interpretación. Si me equivoco, está bien. Se convertirá en parte de los escombros de la historia, parte del dar y recibir.
Oliver Stone
Lo que se hace por amor siempre acontece más allá del bien y del mal.
Friedrich Nietzsche
Córtela en cuatro, no creo que pueda comer ocho.
Yogi Berra
Un jardinero que cultiva su propio jardín, con sus propias manos, une en su persona los tres personajes, de propietario, agricultor y obrero. Su producción, por lo tanto, debe rendirle la renta del primero, la ganancia del segundo y el salario del tercero
Adam Smith
Aunque soy un soldado de profesión, nunca he sentido ningún tipo de afición a la guerra, y nunca he abogado por ella, excepto como un medio de paz.
Ulysses S. Grant
Nuestra patria dejará de ser colonia, o la bandera flameará sobre sus ruinas
Eva Perón
La cultura y el Estado -no nos engañemos sobre esto- son rivales: el Estado de cultura no pasa de ser una idea moderna. Lo uno vive de lo otro, lo uno prospera a costa de lo otro. Todas las épocas grandes de la cultura son épocas de decadencia política: lo que es grande en el sentido de la cultura ha sido apolítico, incluso antipolítico.
Friedrich Nietzsche
No te preguntes cómo pasó algo, pregúntate cómo vamos a responder, qué vamos a hacer con eso que pasó.
Harold Kushner
El corazón del hombre es una rueda de molino que trabaja sin cesar; si nada echáis a moler corréis el riesgo de que se triture a sí misma.
Martín Lutero
¿Cuál puede ser una vida que comienza entre los gritos de la madre que la da y los lloros del hijo que la recibe?
Baltasar Gracián