Dios mío, señor, no se propone juzgar a un hombre, sino hasta el fin de sus días.
Samuel Johnson

Frases de Samuel Johnson - Dios mío, señor, no se propone juzgar a un hombre, sino hasta el fin de sus días.

Más Frases


No hay por qué ser esclavos de esos fingidores, que hay tantos falsos devotos como falsos valientes, y así como no se ve qué, allí donde el honor los conduce, los verdaderos valientes sean los que más bullicio hacen, así los buenos y verdaderos devotos, merecedores de que se sigan sus huellas, no son los que tanto gesticulan.
Moliere
¡Calma! ¡Calma! ¡Que no panda el cúnico!
Roberto Gomez Bolaños
El afán de querer olvidarte es mi mayor ímpetu para recordarte
Gabriel García Márquez
Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.
Joseph Goebbels
Aunque entonces tenía yo solamente quince años y no podía juzgar sobre mi verdadera fuerza, o, por mejor decir, debilidad, me resultaba bien claro que no debía envanecerme demasiado por este éxito, ya que mi adversario -un señor anciano y muy simpático- carecía de toda ambición de lucha y, lo que era peor, de verdadera clase de ajedrecista.
Alexander Alekhin
La conciencia vale por mil testigos.
Quintiliano
Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. [Mateo 18:20]
Jesús de Nazaret
La Memoria suele nublar el Dolor.
John Katzenbach
Nueva York es lo que París fue en los años veinte... el centro del mundo del arte. Y queremos estar en el centro. Es el mejor lugar en la tierra... Tengo muchos amigos aquí y hasta me traje mi propio dinero
John Lennon
-Fue terrible como se queda Juan Alberto.
Celeste Carballo