Para ella, la niña, esta cita de reencuentro, en ese lugar de la ciudad, había quedado siempre como el del inicio de su historia, aquél por el cual se había convertido en los amantes de los libros que había escrito
Marguerite Duras

Frases de Marguerite Duras - Para ella, la niña, esta cita de reencuentro, en ese lugar de la ciudad, había quedado siempre como el del inicio de su historia, aquél por el cual se había convertido en los amantes de los libros que había escrito

Más Frases


Si la literatura pudiera cambiar el mundo, ya lo habría hecho
José Saramago
Nos hallamos de acuerdo en dos o tres puntos que entendemos, y disputamos sobre dos o tres mil que no entendemos en manera alguna.
Voltaire
Lo que ahora no alcanza la perfección, la alcanzará en un intento posterior o reiterado; nada de lo que abrazó la historia es pasajero, y a través de transformaciones innumerables renace de nuevo en formas siempre más ricas
Novalis
No es un resultado afortunado. Es el resultado que permite que nosotros estemos aquí para observarlo.
Stephen Hawking
La gente puede ser más tolerante de lo que imaginas. Pero tienes que perdonarte a ti mismo. Deja ir lo que es amargo y seguir adelante.
Bill Cosby
El matrimonio es una cadena tan pesada que para llevarla hace falta ser dos, y a menudo tres.
Alexandre Dumas
Los mejores hombres son los de pocas palabras.
William Shakespeare
En las guerras de Independencia, la fe es lo primero, pero la acción es lo que hace útil la fe. Sin ella, esta virtud no vale nada
Ignacio Manuel Altamirano
Así es la vida, en este mundo conflictivo, habrá quien quiera tu muerte.. quien este a muerte contigo.
Nach
Todas las criaturas dependen de Dios, por muy grande que pueda parecer su conocimiento, su poder e independencia. Observad a los poderosos reyes de la tierra; tienen todo el poder del mundo que se puede conceder a una persona y, no obstante, cuando la muerte los llama, tienen que obedecer, como cuando llama a las puertas de los campesinos.
Abdu'l-Bahá