El testimonio de los que creen una cosa establecida, no tiene fuerza para apoyarla; pero el testimonio de los que no la creen tiene fuerza para destruirla. Pues los que creen pueden no estar instruidos de las razones para no creer, pero no es posible que los que no creen no estén instruidos de las razones para creer
Bernard le Bovier de Fontenelle

Frases de Bernard le Bovier de Fontenelle - El testimonio de los que creen una cosa establecida, no tiene fuerza para apoyarla; pero el testimonio de los que no la creen tiene fuerza para destruirla. Pues los que creen pueden no estar instruidos de las razones para no creer, pero no es posible que los que no creen no estén instruidos de las razones para creer

Más Frases


Recordad que a lo largo de la historia, siempre ha habido tiranos y asesinos, y por un tiempo, han parecido invencibles. Pero siempre han acabado cayendo. Siempre.
Mahatma Gandhi
No sé quién ha dicho que el gran talento no consiste precisamente en saber lo que se ha de decir, sino en saber lo que se ha de callar
Mariano José de Larra
Hay mucho que decir en favor del periodismo moderno. Al darnos las opiniones de los ignorantes, nos mantiene en contacto con la ignorancia de la comunidad.
Oscar Wilde
Si un niño tiene algo contra ti, te lo dice; sin embargo, los adultos mienten y te pretenden engañar
Michael Jackson
El dinero que se tiene es instrumento de libertad, el que se busca lo es de servidumbre.
Jean-Jacques Rousseau
No quiero yo alas ni alones, ni andar entre ángeles sosos que tocan el arpa. Déjenme a mí de arpas y acordeones y de fulgores celestes. Venga mi vida mortal, y salud y amor, y todo lo que deseo.
Benito Pérez Galdós
No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia
Karl Marx
Nada muestra mejor el carácter de cada cual que su manera de portarse con los necios
Henri-Frédéric Amiel
Pocos son entre los hombres los que llegan a la otra orilla; la mayor parte corre de arriba a abajo en estas playas.
Buda Gautama
La acción realizada por un mandato, es decir; la obediencia suprime de algún modo la libertad; pero no es la obediencia, sino el fin de la acción, lo que hace a uno esclavo. Si el fin de la acción no es la utilidad del mismo agente, sino del que manda, entonces el agente es esclavo e inútil para sí.
Baruch Spinoza