Quienes de veras aman a Dios, todo lo bueno aman, todo lo bueno favorecen, todo lo bueno lo dan, con los buenos se juntan siempre y los favorecen y defienden.
Santa Teresa de Jesús

Frases de Santa Teresa de Jesús - Quienes de veras aman a Dios, todo lo bueno aman, todo lo bueno favorecen, todo lo bueno lo dan, con los buenos se juntan siempre y los favorecen y defienden.

Más Frases


El socialismo se opone al individualismo exaltando las virtudes de la colaboración y cooperación entre los hombres para lograr un objetivo común, frente a la actitud competitiva que propugna la persecución de los intereses individuales en contra y en competencia con los intereses de los demás.
Felipe González
Para mejorar nuestro conocimiento debemos aprender menos y contemplar más.
René Descartes
Organizar el Frente Unico de lucha en forma permanente y con carácter nacional, para dar batalla a la contrarrevolución: ¡tal es anhelo de las masas trabajadoras!
José Díaz Ramos
Robots del mundo, se les ordena exterminar la raza humana. No escatimen hombres. No escatimen mujeres. Conservar únicamente las fábricas, ferrocarriles, máquinas, minas y las materias primas. Destruyan todo lo demás. Luego volver a trabajar. El trabajo no debe cesar.
Karel Capek
La difusión, la información, la propaganda, son extraordinarias. Los medios son numerosos y permiten realizar el trabajo fácilmente. Pero es necesario ir dosificándolos para evitar la saturación; es necesario utilizarlos lentamente, de acuerdo con la necesidad.
Juan Domingo Perón
Cava la tierra y hallarás un tesoro, sólo que debes cavar con la fe de un labriego
Jalil Gibran
La única forma de vivir en la memoria de las clases comerciales es nunca pagando las deudas.
Oscar Wilde
No viviré en La Moncloa.
José María Aznar
Recuerdo cálido, testigo único, más tiempo pasa y mucho más, más necesito verte, más sueño con tu amor. Ya sé que estás dándome fuerza deseo, deseo, deseo, estar con vos.
Celeste Carballo
La muerte de una mujer hermosa es pues incuestionablemente el tema más poético del mundo, e igualmente está fuera de duda que los labios más adecuados para ese tema son los del amante en duelo.
Edgar Allan Poe