No he sentido jamás la necesidad de un triunfo, la necesidad de tener una carrera, la necesidad de ser reconocido, la necesidad de ser aplaudido, no lo he sentido jamás en mi vida. No he hecho en cada momento nada más que lo que tenía que hacer y las consecuencias han sido éstas, podrían haber sido otras
José Saramago

Frases de José Saramago - No he sentido jamás la necesidad de un triunfo, la necesidad de tener una carrera, la necesidad de ser reconocido, la necesidad de ser aplaudido, no lo he sentido jamás en mi vida. No he hecho en cada momento nada más que lo que tenía que hacer y las consecuencias han sido éstas, podrían haber sido otras

Más Frases


No niego los derechos de la democracia; pero no me hago ilusiones respecto al uso que se hará de esos derechos mientras escasee la sabiduría y abunde el orgullo
Henri-Frédéric Amiel
Los sentidos nos sirven de puentes entre lo incomprensible y lo comprensible.
Anónimo
Bienvenida sea cualquier crítica inspirada en un juicio científico. Contra los prejuicios de la llamada opinión pública, a la que nunca hice concesiones, mi divisa es, hoy como ayer, la gran frase del gran florentino: segui el tuo corso, e lascia dir le genti
Karl Marx
Renunciar es bueno si estás renunciando a algo que poco a poco te está matando para que luego puedas entrar en algo que te dará vida.
Tony Gaskins
Los votos deberían pesarse, no contarse.
Friedrich von Schiller
Lo que pienso sobre la actuación es que se trata de una mezcla entre instinto, imaginación e inventiva. Todo lo que puedes aprender como un actor son algunas técnicas básicas.
Christopher Lee
Vivimos en un mundo en el que un loco hace muchos locos, mientras que un sabio hace pocos sabios
Georg Christoph Lichtenberg
Para usted, yo soy ateo; para Dios, soy la Leal Oposición.
Woody Allen
Estamos aquí para desaprender las enseñanzas de la iglesia, el estado y nuestro sistema educativo. Estamos aquí para tomar cerveza. Estamos aquí para matar la guerra. Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida que la muerte tiemble al recibirnos.
Charles Bukowski
Hay muchos perezosos que lo son sin saberlo.
Ramón Llull