La ambición jamás se detiene, ni siquiera en la cima de la grandeza
Marlene Dietrich

Frases de Marlene Dietrich  - La ambición jamás se detiene, ni siquiera en la cima de la grandeza

Más Frases


Indudablemente, la abolición de los monopolios será útil para todo el pueblo porque, habiendo llegado a ser la econonomía burguesa la base de la economía del país, estos restos del régimen medieval no hacen sino agregar a las penurias capitalistas otras peores aún:las penurias medievales.
Lenin
Tenía orejas ideales para sostener el lápiz, y por eso hubo que dedicarle al comercio.
Ramón Gómez de la Serna
No me parece conveniente tener hijos, pues advierto en el hecho de tener hijos múltiples y grandes riesgos y múltiples disgustos, más pocas satisfacciones y aún éstas menudas y débiles.
Demócrito
Un hombre no es sólo lo que está comprendido entre pies y cabeza.
Walt Whitman
Lo que la humildad no puede exigir de mí es mi sumisión a la arrogancia y a la rudeza de quien me falta el respeto. Lo que la humildad exige de mí, cuando no puedo reaccionar como debería a la afrenta, es enfrentarla con dignidad.
Paulo Freire
Los ambiciosos que no se contentan con el beneficio de la vida y la belleza del mundo, tienen por castigo el no comprender la vida y el quedar insensibles a la utilidad y belleza del universo.
Leonardo da Vinci
Los hombres no encuentran placer, sino un gran sufrimiento, al convivir con otros allí donde no hay un poder capaz de atemorizarlos a todos.
Thomas Hobbes
La burocracia en los países latinos parece que se ha establecido para vejar al público.
Pío Baroja
Le gustaba el recuerdo de la sensación de la carne de aquel hombre tocando la suya, incluso de la pegajosidad de su piel en la suya. en cierto sentido era una sensación sagrada
D. H. Lawrence
En la vida como en la literatura, el valor está muy relacionado con lo idiosincrático, con los excesos por los cuales se pone en marcha el sentido.
Harold Bloom