Las mujeres y los idiotas necesitan diez horas de sueño, los heridos ocho y los hombres seis
Marlene Dietrich

Frases de Marlene Dietrich  - Las mujeres y los idiotas necesitan diez horas de sueño, los heridos ocho y los hombres seis

Más Frases


Lo que pienso sobre la actuación es que se trata de una mezcla entre instinto, imaginación e inventiva. Todo lo que puedes aprender como un actor son algunas técnicas básicas.
Christopher Lee
Todo aquel que tenga un poco de curiosidad y ambición, estará tentado, en algún momento de su carrera, a probarse en un nuevo terreno. Arriesguese, pero antes de hacerlo, investigue todo lo que pueda acerca del campo en el que se va a meter. Asegúrese de que tiene la mentalidad adecuada para el nuevo trabajo
Donald Trump
Hay dos tipos de empresas, aquellas que trabajan para cobrar más y aquellas que trabajan para cobrar menos. Debemos ser la segunda
Jeff Bezos
El proletariado debe reivindicar la libertad de separación política para las colonias y naciones oprimidas por su nación. En caso contrario, el internacionalismo del proletariado quedará en un concepto huero y verbal; resultarán imposibles la confianza y la solidaridad de clase entre los obreros de la nación opresora y los de la nación oprimida.
Lenin
La amistad es animal de compañía, no de rebaño.
Plutarco
Ved, pues, cómo estos hombres divinos, este pueblo elegido, es designado mediante unas bestias tan pobres y tan bajas; ¡y luego se burlan de nosotros, que somos presentados bajo la forma de otras bestias más fuertes, dignas e imperiosas!
Giordano Bruno
Serpiente es la soberbia, serpiente es la avaricia, serpiente la lujuria, la ira, y la gula, serpiente la envidia; la pereza no es serpiente porque no pica, es un animal inmundo que duerrne en su fango su sueño perpetuo.
Juan Montalvo
No es licito querer devolver y restituir lo que el amor da: en el mar del amor debe estar ahogado todo instinto de restitución.
Friedrich Nietzsche
Hay que ser osado con las mujeres. De cada diez veces, una se logra triunfar.
Stendhal
Nadie sabe lo que es bueno. Sabemos lo que sería mejor
Elias Canetti