Pero todos los buenos pasos alegres y felices de aquella época de mi vida fueron dados sin reflexionar. Posiblemente el reino de la libertad sea también el reino de las equivocaciones.
Hermann Hesse

Frases de Hermann Hesse - Pero todos los buenos pasos alegres y felices de aquella época de mi vida fueron dados sin reflexionar. Posiblemente el reino de la libertad sea también el reino de las equivocaciones.

Más Frases


Si se investiga en qué consiste precisamente el mayor bien de todos, que debe ser el fin de todo sistema de legislación, se hallará que se reduce a estos dos objetivos principales: la libertad y la igualdad.
Jean-Jacques Rousseau
Mal obedecen los labios cuando murmura el corazón
Voltaire
Hablan de los masones y es lógico que existen, pero el capitalismo es el cáncer, ellos sólo un quiste
Pablo Hasél
No es el poder lo que salva sino el amor. Éste es el distintivo de Dios: él mismo es amor. El mundo es redimido por la paciencia de Dios; Y destruido por la impaciencia de los hombres.
Benedicto XVI
El misántropo es hombre; por lo tanto, el humanista ha de ser en cierta medida misántropo. Pero es un misántropo científico, que ha sabido dosificar su odio, que odia primero a los hombres para poder amarlos después
Jean-Paul Sartre
Lo que es verdaderamente inmoral es haber desistido de uno mismo.
Clarice Lispector
También soy muchas veces un idiota, y algunas veces un idiota genial
Jorge Bucay
Que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra, aun siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz verdadera. No hay verdadera paz sino viene acompañada de equidad, verdad, justicia, y solidaridad.
Juan Pablo II
El que se hace amigo de un mal sujeto ha de esperar que esta amistad le reportará otras amistades peores.
Juan Luis Vives
Utilizaba la heroína porque nunca me vi capaz de afrontar bien la fama. Sabía que para ser feliz y hacer lo que quería, música, la fama era uno de los precios a pagar, y no me acostumbraba. Era más fácil meterse heroína y utilizar eso como una forma de distanciarse que afrontar la presión exterior.
Keith Richards