Las cosas de las que nos hablaba el profesor de Religión quedaban lejos de mí, en una serena irrealidad sagrada, muy bellas quizá y muy valiosas, no eran ni actuales ni incitantes, y aquellas otras cosas que me preocupaban lo eran precisamente en el más alto grado.
Hermann Hesse

Frases de Hermann Hesse - Las cosas de las que nos hablaba el profesor de Religión quedaban lejos de mí, en una serena irrealidad sagrada, muy bellas quizá y muy valiosas, no eran ni actuales ni incitantes, y aquellas otras cosas que me preocupaban lo eran precisamente en el más alto grado.

Más Frases


El amor, por etéreas e ideales que sean sus apariencias, tiene su raíz en el instinto sexual.
Arthur Schopenhauer
Lo que se opone más al hallazgo de la verdad no es la falsa apariencia que surge de las cosas, llevando al error, ni tampoco inmediatamente la debilidad de la inteligencia, sino la opinión presupuesta, el prejuicio que se impone como impedimento a priori a la verdad.
Arthur Schopenhauer
Como los cántaros, cuanto más vacíos estan más ruido hacen.. así son ciertas personas vacías
Alexandre Dumas
En el asombro hay siempre un elemento positivo de plegaria.
Gilbert Keith Chesterton
Hay gentes a quienes no se puede participar ninguna desgracia sin que en seguida nos participen ellas una semejante.
Friedrich Hebbel
Nuestra capacidad de llevar a cabo un análisis racional ya no es lo que era. La verdad es que leer y escribir ya no son tan importantes a la hora de interactuar con el mundo como antes.
Al Gore
La pólvora no explota sin estar comprimida; la cautividad ha reunido en un solo punto mis facultades y han entrado en contacto en un espacio reducido, y como no ignoráis, del choque de las nubes resulta la electricidad, de la electricidad el rayo, y del rayo la luz.
Alexandre Dumas
Los buenos pensamientos no son mejores que los buenos sueños, si no los persigues.
Ralph Waldo Emerson
Entraré en la nada y me disolveré en ella
José Saramago
Nada destruye más el respeto por el Gobierno y por la ley de un país que la aprobación de leyes que no pueden ponerse en ejecución.
Albert Einstein