Las cosas de las que nos hablaba el profesor de Religión quedaban lejos de mí, en una serena irrealidad sagrada, muy bellas quizá y muy valiosas, no eran ni actuales ni incitantes, y aquellas otras cosas que me preocupaban lo eran precisamente en el más alto grado.
Hermann Hesse

Frases de Hermann Hesse - Las cosas de las que nos hablaba el profesor de Religión quedaban lejos de mí, en una serena irrealidad sagrada, muy bellas quizá y muy valiosas, no eran ni actuales ni incitantes, y aquellas otras cosas que me preocupaban lo eran precisamente en el más alto grado.

Más Frases


El hombre ha creado a la mujer; ¿con qué? Con una costilla de su dios... de su ideal.
Friedrich Nietzsche
Siempre quise hijos, y me siento bendecido por tener esa clase de amor alrededor mío, y voy a hacer lo imposible para que ellos amen el mundo y no sean personas malcriadas. Quiero que vean el mundo con asombro, y sin miedo, que tengan metas y vivan la vida plenamente, yo estaré siempre a su lado. El propósito de mi vida son mis hijos.
Michael Jackson
Si quieres tener éxito, promete todo y no cumplas nada.
Napoleón Bonaparte
Me encanta trabajar en el teatro de Nueva York.
Alan Rickman
Dudar vale más que estar seguro
Voltaire
Gobierno imperceptible, pueblo feliz; gobierno solícito, pueblo desgraciado
Lao-Tse
De los alemanes se puede esperar lo peor desde el momento en que para dar las gracias dicen tanque.
Jaume Perich
(Within you Without you es) una de las mejores canciones de George. Una de mis favoritas de él también. Él es claro en esa canción. Su mente y su música son claras. Ahí está su talento innato, supo unir esos sonidos.
John Lennon
La paz es conveniente al vencedor y necesaria al vencido.
Séneca
Para el sabio, la tristeza y la alegría son semejantes, lo mismo que el bien y el mal; para el sabio, todo lo que tuvo principio debe tener también fin. Considera, por tanto, si hay razón para que te alegres con la ventura que llega, o te entristezcas con la desgracia que no esperabas.
Omar Jayam