Los relojes de arena no sólo nos recuerdan la veloz huida del tiempo, sino también el polvo en el que alguna vez nos convertiremos
Georg Christoph Lichtenberg

Frases de Georg Christoph Lichtenberg - Los relojes de arena no sólo nos recuerdan la veloz huida del tiempo, sino también el polvo en el que alguna vez nos convertiremos

Más Frases


Cada máquina que ayuda al individuo tiene un lugar, pero no debería haber lugar para máquinas que concentran el poder en pocas manos y transforman a las masas en simples encargadas de las máquinas, suponiendo que no las dejen sin trabajo
Mahatma Gandhi
Soy el hermano en Dios en todo lo viviente, de la jirafa y del cocodrilo tanto como del hombre, y conciudadano de todos los inquilinos del gran caserón amueblado que es el Universo.
Gustave Flaubert
La mucha luz es como la mucha sombra: no deja ver la mirada interior
Octavio Paz
La censura ha perdido a todos aquelllos a quien quiso servir.
François-René de Chateaubriand
Nada hay más destructivo del respeto por el gobierno y la ley del país que aprobar leyes que no pueden hacerse cumplir
Albert Einstein
-¿Cómo sabré cuál es mi destino?
Terry Pratchett
La pólvora no explota sin estar comprimida; la cautividad ha reunido en un solo punto mis facultades y han entrado en contacto en un espacio reducido, y como no ignoráis, del choque de las nubes resulta la electricidad, de la electricidad el rayo, y del rayo la luz.
Alexandre Dumas
Quien siembra en el espíritu, planta un árbol a larga fecha
Friedrich Nietzsche
Aquel que tiene fe no está nunca solo.
Thomas Carlyle
El cristianismo se irá. Se desvanecerá y se encogerá. No necesito discutir eso, estoy en lo cierto y se demostrará. Somos más populares que Jesús ahora. No sé que desaparecerá primero: el rock and roll o el cristianismo. Jesús estaba bien, pero sus discípulos eran torpes y ordinarios. Eso es lo que lo distorciona y lo que arruina para mí.
John Lennon