En resumen: 1) El cosmos es una rueda de la fortuna gigante dando 10 000 revoluciones por minuto. 2) El hombre es una mosca mareada dando un paseo en esa rueda. 3) La religión es la teoría de que la rueda fue diseñada y puesta en marcha para darle el paseo
Henry Louis Mencken

Frases de Henry Louis Mencken - En resumen: 1) El cosmos es una rueda de la fortuna gigante dando 10 000 revoluciones por minuto. 2) El hombre es una mosca mareada dando un paseo en esa rueda. 3) La religión es la teoría de que la rueda fue diseñada y puesta en marcha para darle el paseo

Más Frases


Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como ahora. Empezaron a serlo al pagar tus cuentas, limpiar tu ropa y escuchar tus quejas. Así que, antes de emprender tu lucha por las selvas vírgenes contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación
Bill Gates
Filósofo es el que ya no se queja.
María Zambrano
Enseguida un cantante que haga canciones de amor es un maricón. ¡Yo no soy maricón! Muchas veces me dan ganas de decir, y si lo fuera, ¿qué? Pues no pasaría nada. Va directamente relacionado con la inteligencia y la cultura de cada uno.
Alejandro Sanz
La pereza es la madre de todos los vicios y como madre hay que respetarla.
Les Luthiers
¿Qué es la libertad? La libertad no es la ausencia de compromisos, es dejar de hacer lo que uno no quiere
Paulo Coelho
Nada separa más a las generaciones que la música. En el momento en que un niño tiene ocho o nueve años, ha desarrollado una pasión por su propia música, que es incluso más fuerte que su pasión por la ropa rara y por su procrastinación.
Bill Cosby
Lo único que interfiere con mi aprendizaje es mi educación
Albert Einstein
A cada insulto que recibamos nosotros una propuesta,a cada descalificación, una idea, y a cada exageración una sonrisa.
José Luis Rodríguez Zapatero
Me parecía que la tierra no hubiera sido habitable si no hubiese tenido a nadie a quien admirar.
Simone de Beauvoir
La oración es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del hombre.
Agustín de Hipona