En este siglo acabaremos con las enfermedades, pero nos matarán las prisas
Gregorio Marañón

Frases de Gregorio Marañón - En este siglo acabaremos con las enfermedades, pero nos matarán las prisas

Más Frases


Pretendemos comprender la vida a través de sus coherencias e identidades, cuando ciertamente estas se explican por si solas y no nos aportan nada. Deberíamos buscar la comprensión a partir de sus contradicciones pues estas si nos aportan información de la vida y la realidad.
José Saramago
Para crear una paz interior, lo más importante es la práctica de la compasión y el amor, la compresión y el respeto por los seres humanos. Los más poderosos obstáculos para ello son la ira y el odio, el temor y el recelo. De modo que, mientras la gente habla de desarme en el mundo entero, cierto tipo de desarme interno es prioritario.
Dalai Lama
Un hombre de talento nunca cae en el engaño. Sus errores son deliberados y son portales del descubrimiento.
James Joyce
A un pueblo no se le convence sino de aquello de que quiere convencerse.
Miguel de Unamuno
Los niños son los únicos filósofos valientes. Y los filósofos valientes son como los niños, son verdaderamente infantiles. Pues, como los niños, hay que preguntar siempre.
Yevgueni Zamiatin
A menos que alguien como tú se interese de verdad, nada va a cambiar jamás.
Dr. Seuss
Es durísimo mirar al espejo. No se ve nada. Pero aquí tenemos un buen espejo, uno de esos que te hace parecer alto y delgado, de los que compras en una tienda de baratillo
Andy Warhol
Por tanto, toda la filosofía del mundo y toda la religión, que no es sino una clase de filosofía, jamás serán capaces de llevarnos más allá del curso habitual de la experiencia o darnos pautas de conducta o comportamiento distintas de las que nos suministra la reflexión sobre la vida común.
David Hume
La amistad es, ante todo certidumbre, y eso es lo que la diferencia del amor
Marguerite Yourcenar
La religión es sólo una manera de sacarles el diezmo a los ignorantes, sólo existe un Dios, y ése no se enriquece como los curas charlatanes.
John Lennon