No vale más el singular topacio que el vulgar cascote. Pero si me dais a elegir... dadme el topacio.
Roberto Fontanarrosa

Frases de Roberto Fontanarrosa - No vale más el singular topacio que el vulgar cascote. Pero si me dais a elegir... dadme el topacio.

Más Frases


La superación de las diferencias sociales seguirá un proceso natural, no será consecuencia de medidas coercitivas, sino del desarrollo de las fuerzas productivas y de los servicios sociales, de forma que a través de un proceso gradual, favorecido por la educación, todos los sectores de la población vayan integrándose en el colectivo social.
Santiago Carrillo
En un mundo tan extraño y cruel como este que hemos hecho por nosotros mismos, me imagino que cualquiera que pueda encontrar la paz y la felicidad personal sin estafar a alguien merece que lo dejen solo.
Hunter S. Thompson
Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera
Jesús de Nazaret
Virgin no sería la empresa que es hoy si no hubiéramos tomado riesgos en el camino
Richard Branson
En la vida hay tres momentos cruciales: la etapa del amor maternal, la escuela y la entrada a la madurez
Eduardo Punset
La naturaleza del poder es tal que hasta aquellos que no lo han buscado, sino que han tenido necesariamente que aceptarlo, se sienten inclinados a aumentarlo más y más.
Aldous Huxley
No seré modesto sobre esto: con sólo un par de excepciones, todos los músicos con los que he trabajado han hecho su mejor trabajo conmigo.
David Bowie
La felicidad no está en la ciencia, sino en la adquisición de la ciencia.
Edgar Allan Poe
Les he planteado a algunos que gobiernan lo siguiente: una cosa es tener el poder en las manos y otra es incidir. No perdono un gobierno que me diga que no tenemos recursos porque somos pobres. No, tienen el poder en sus manos: o son consecuentes o no tienen voluntad política.
Rigoberta Menchú
¿A dónde huir? Tú llenas el mundo. No puedo huir más que en ti
Marguerite Yourcenar