Cuando un dueño de la tierra proclama: ¡para quitarme tal propiedad tendrían que pasar sobre mi cadáver! debería tener en cuenta que a veces... pasan
Mario Benedetti

Frases de Mario Benedetti - Cuando un dueño de la tierra proclama: ¡para quitarme tal propiedad tendrían que pasar sobre mi cadáver! debería tener en cuenta que a veces... pasan

Más Frases


¿Creéis que hay gran diferencia entre un banquero de una mesa de juego robándoos en el Palais-Royal, o Matasiete pidiéndoos la bolsa en el bosque de Bolonia? Es lo mismo, señora; y la única distancia real que puede establecerse entre uno y otro, es que el banquero os roba como cobarde, y el otro como hombre valiente.
Marqués de Sade
La reputación es una vida imaginaria en la vida de los demás; una cosa fuera de nosotros antes de nuestra muerte.
Alexander Pope
Yo no tengo ideología, amigo mío. Yo lo que tengo es biblioteca.
Arturo Pérez-Reverte
La hipocresía, al adquirir, cierto crédito en cuestiones pequeñas, se prepara la oportunidad para engañar en las más grandes.
Tito Livio
Preferid, entre los amigos, no sólo aquellos que se entristecen con la noticia de cualquier desventura vuestra, sino más aún a los que en vuestra prosperidad no os envidian.
Sócrates
El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.
Umberto Eco
Creo que el peor daño social es la ignorancia aliada con la estupidez y el poder. En España, independientemente de ideologías, esa trilogía letal se da con desagradable frecuencia. A algunos basta oírlos expresarse para comprender que, no es que no hayan ni hecho el Bachillerato, es que alardean públicamente de ello.
Arturo Pérez-Reverte
Tu ausencia es más grande que un dinosaurio, que todos los dinosaurios del mundo juntos.
Juan Gelman
La joven vida respira sobre el cristal, el mundo que no era viene para irse, un niño duerme, un viejo se marcha, oh padre renegado, perdona a tu hijo.
James Joyce
La historia, dijo Stephen, es una pesadilla de la que intento despertar.
James Joyce