El desplome de la Unión Soviética ha obligado a replantear todas las ideas que se organizaban bajo el rótulo de Marxismo como práctica. Hoy las tendencias no están muy definidas, sin embargo, muchas ideas de Marx siguen todavía teniendo una vigencia indiscutible.
Gustavo Bueno

Frases de Gustavo Bueno - El desplome de la Unión Soviética ha obligado a replantear todas las ideas que se organizaban bajo el rótulo de Marxismo como práctica. Hoy las tendencias no están muy definidas, sin embargo, muchas ideas de Marx siguen todavía teniendo una vigencia indiscutible.

Más Frases


Más abominable aún que los imperialistas son los hombres de las oligarquías nacionales que se entregan vendiendo y a veces regalando por monedas o por sonrisas la felicidad de sus pueblos
Eva Perón
Las mujeres son cuadros, los hombres, problemas. Si queréis saber lo que significa realmente una mujer, contempladla: no la escuchéis.
Oscar Wilde
Suicidarse es subirse en marcha a un coche fúnebre.
Enrique Jardiel Poncela
Todos somos capaces de errar, pero yo no estoy preocupado en esclarecer los errores que puedo haber cometido o no
George W. Bush
Ya sé que es costumbre de ustedes abandonar estas reuniones en cuanto oyen algo que no es de su agrado; pero no he terminado, tomen asiento, no sean precipitosos...
Cantinflas
El hombre prefiere que se digan cien mentiras acerca de él, a que se divulgue una sola verdad que desee tener oculta
Samuel Johnson
La verdadera prueba de la moralidad de la humanidad, la más honda (situada a tal profundidad que escapa a nuestra percepción), radica en su relación con aquellos que están a su merced: los animales.
Milan Kundera
La locura, la verdadera locura, nos está haciendo mucha falta, a ver si nos cura de esta peste del sentido común que nos tiene a cada uno ahogado el propio.
Miguel de Unamuno
Cae ya París, Londres caerá en escombros, París no, Berlín sí, Roma no
Benjamín Solari Parravicini
Yo creo que de todos los géneros quizá el policial sea el más artificial, porque en verdad los crímenes no se resuelven por razonamientos, sino por delaciones
Jorge Luis Borges