Quien no pueda humillarse ante sí y ante su amada, no ama.
Søren Kierkegaard

Frases de Søren Kierkegaard - Quien no pueda humillarse ante sí y ante su amada, no ama.