¡Qué sencilla es la muerte: qué sencilla, pero qué injustamente arrebatada! No sabe andar despacio, y acuchilla cuando menos se espera su turbia cuchillada
Miguel Hernández

Frases de Miguel Hernández - ¡Qué sencilla es la muerte: qué sencilla, pero qué injustamente arrebatada! No sabe andar despacio, y acuchilla cuando menos se espera su turbia cuchillada

Más Frases


Para conducir a un pueblo la primera condición es que uno haya salido del pueblo, que sienta y piense como el pueblo. Quien se dedica a la conducción debe ser profundamente humanista: el conductor siempre trabaja para los demás, jámas para él
Juan Domingo Perón
Los cuarenta son la edad madura de la juventud; los cincuenta la juventud de la edad madura.
Victor Hugo
Comprendo lo que toco, lo que se me resiste.
Albert Camus
¿Se te apagó la luz o la encontraste?, ¿se te safó un tornillo o lo apretaste?, ¿cuál es la dimensión de la locura?, ¿si es más cuerdo el que piensa o el que mira la luna?
Ricardo Arjona
Lo bello es siempre raro. Lo que no es ligeramente deforme presenta un aspecto inservible.
Charles Baudelaire
Existen dos grandes caminos para alcanzar la armonía de productos y sabores: a través de la memoria (conexión con lo autóctono, adaptación, deconstrucción, recetas modernas anteriores), o a través de nuevas combinaciones.
Ferran Adrià
El propósito de la vida es vivirla, disfrutar de la experiencia al extremo, extender la mano con impaciencia y sin miedo a vivir experiencias más nuevas y más enriquecedoras.
Eleanor Roosevelt
No existe posesión de mayor precio que un amigo de veras; en ésta suelo descansar, y con ella consolarme de los posibles desafueros de la fortuna.
Erasmo de Róterdam
Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica, su destino.
Henry David Thoreau
Sólo los idiotas creen en la realidad del mundo, lo real es inmundo y hay que soportarlo
Jacques Lacan