No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.
Oscar Wilde

Frases de Oscar Wilde - No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.

Más Frases


El gobierno es como un bebé. Un canal alimenticio con gran apetito en un extremo y ningún sentido de la responsabilidad en el otro
Ronald Reagan
El cristianismo se irá. Se desvanecerá y se encogerá. No necesito discutir eso, estoy en lo cierto y se demostrará. Somos más populares que Jesús ahora. No sé que desaparecerá primero: el rock and roll o el cristianismo. Jesús estaba bien, pero sus discípulos eran torpes y ordinarios. Eso es lo que lo distorciona y lo que arruina para mí.
John Lennon
La gente piensa que tú los quieres para hacer o decir algo especial... pero no. Tú sólo quieres que sean ellos mismos, así tú puedes ser tú mismo
John Lennon
La locura es la incapacidad para comunicar tus ideas. Como si estuvieras en un país extranjero, viendo todo, entendiendo lo que pasa a tu alrededor, pero incapaz de explicarte y ser ayudado porque no entiendes la lengua que hablan allí.
Paulo Coelho
Sentir antes de comprender.
Jean Cocteau
Le hacéis regalos pero le sois infiel ¿Se puede agradecer lo superfluo a quien nos priva de lo necesario?
Pierre-Augustin de Beaumarchais
-Tacto y diplomacia es lo que hace falta. –Ser el troll indicado para eso –dijo Detritus. –Hiciste atravesar la pared a ese hombre la semana pasada, Detritus. –Hacerlo con tacto, señor. Pared muy fina.
Terry Pratchett
Los buenos tiempos de hoy son los malos pensamientos de mañana.
Bob Marley
En la sociedad no todo se sabe, pero todo se dice.
Anatole France
Solamente los fanáticos -que son idealistas y son sectarios- no se entregan. Los fríos, los indiferentes, no deben servir al pueblo. No pueden servirlo aunque quieran.
Eva Perón