Libertad es poder decir sí o no; lo hago o no lo hago, digan lo que digan mis jefes o los demás; esto me conviene y lo quiero, aquello no me conviene y por tanto no lo quiero. Libertad es decidir, pero también, no lo olvides, darte cuenta de que estás decidiendo. Lo más opuesto a dejarse llevar, como podrás comprender.
Fernando Savater

Frases de Fernando Savater - Libertad es poder decir sí o no; lo hago o no lo hago, digan lo que digan mis jefes o los demás; esto me conviene y lo quiero, aquello no me conviene y por tanto no lo quiero. Libertad es decidir, pero también, no lo olvides, darte cuenta de que estás decidiendo. Lo más opuesto a dejarse llevar, como podrás comprender.

Más Frases


Un sociólogo norteamericano dijo hace más de treinta años que la propaganda era una formidable vendedora de sueños, pero resulta que yo no quiero que me vendan sueños ajenos, sino sencillamente que se cumplan los míos
Mario Benedetti
Quisiera pedir a todos los que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito económico, político o social, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad: seamos custodios de la creación
Papa Francisco
La teología, señor, es una fortaleza; en una fortaleza, ninguna grieta puede considerarse pequeña.
Arthur Miller
No te preocupes por tu corazón, te durará toda la vida.
Anónimo
En el hombre hay una serpiente: el intestino, que tienta, traiciona y castiga.
Victor Hugo
Sin aire, la tierra muere. Sin libertad, como sin aire propio y esencial, nada vive.
José Martí
¿Versos autobiográficos ? Ahí están mis canciones, allí están mis poemas: yo, como las naciones venturosas, y a ejemplo de la mujer honrada, no tengo historia: nunca me ha sucedido nada, ¡oh, noble amiga ignota!, que pudiera contarte
Amado Nervo
El Justicialismo necesita apóstoles y para ser apóstol hay que estar dispuesto a ser héroe, y solamente los fanáticos de amor por una causa son capaces de morir por un ideal
Juan Domingo Perón
El interés no tiene templos. Pero es adorado por muchos devotos
Voltaire
Fácilmente estará contento y sosegado el que, de verdad, tiene la conciencia limpia
Tomás de Kempis