En Filosofía habíamos hecho una cosa que llamábamos tomas de cátedra Intentábamos convencer a algunos catedráticos y claro, unos se dejaban y otros no. Algunos se fueron y a otros los echamos El radicalismo siempre me ha fascinado. La agresividad verbal, las explosiones excesivas, todo eso me encantaba.
Fernando Savater

Frases de Fernando Savater - En Filosofía habíamos hecho una cosa que llamábamos tomas de cátedra Intentábamos convencer a algunos catedráticos y claro, unos se dejaban y otros no. Algunos se fueron y a otros los echamos El radicalismo siempre me ha fascinado. La agresividad verbal, las explosiones excesivas, todo eso me encantaba.

Más Frases


No nos hagamos ilusiones con el cielo que el cielo no da asidero a la esperanza. El cielo es un señuelo para los tontos, y una justificación descarada para el crimen de traer hijos a este mundo. Nadie va para el cielo. Todos vamos hacia la muerte y sus gusanos
Fernando Vallejo
La amplia aceptación de las opiniones entre los profesionales de la economía ha hecho que durante dos décadas, prácticamente todos menos unos cuantos reaccionarios pensaran que los nuevos conocimientos económicos habían vuelto obsoleta la política monetaria. El dinero no importaba.
Milton Friedman
Me desprendo del abrazo, salgo a la calle. En el cielo, ya clareando, se dibuja, finita, la luna. La luna tiene dos noches de edad. Yo, una
Eduardo Galeano
Quien se manifiesta indiferente ante la vida y la muerte es que no ama.
Agustín de Hipona
Bien sé que las mujeres aman, por lo regular, a quienes lo merecen menos. Es que las mujeres prefieren hacer limosnas a dar premios.
Jacinto Benavente
Nada hay tan vacío como un cerebro lleno de sí mismo
Ignacio Manuel Altamirano
Creo que entre nosotros hay muchos intrusos. Gente que se mete en el cuerpo de otra persona. Ya están entre nosotros
Andy Warhol
No podía creer que hubiese un lugar en la tierra donde el hombre pudiera ser él mismo.
Henry Miller
El casado casa quiere.
Proverbio
La selección natural, como veremos más adelante, es una fuerza siempre dispuesta a la acción y tan inconmensurablemente superior a los débiles esfuerzos del hombre como las obras de la naturaleza lo son a las del arte
Charles Darwin