Ya que era llegado el tiempo en que de nacer había, así como desposado de su tálamo salía, abrazado con su esposa, que en sus brazos la traía, al cual la graciosa Madre en su pesebre ponía
Juan de la Cruz

Frases de Juan de la Cruz - Ya que era llegado el tiempo en que de nacer había, así como desposado de su tálamo salía, abrazado con su esposa, que en sus brazos la traía, al cual la graciosa Madre en su pesebre ponía

Más Frases


El ahorro es poético, porque es creador: el derroche no es poético, porque es destructor.
Gilbert Keith Chesterton
El saber no es suficiente, debemos aplicarlo. El querer no es suficiente, debemos hacer.
Bruce Lee
Prefiero equivocarme creyendo en un Dios que no existe, que equivocarme no creyendo en un Dios que existe. Porque si después no hay nada, evidentemente nunca lo sabré; pero si hay algo, si hay Alguien, tendré que dar cuenta de mi actitud de rechazo.
Blaise Pascal
En comunidades siempre el traidor es el vencido y el leal es el que vence.
Pedro Calderón de la Barca
A las enfermedades que marcan el desarrollo de la humanidad se las llama revoluciones.
Friedrich Hebbel
Lo necesario es que el hombre llegue a estar contento de sí mismo, independientemente de que ello lo consiga con este o con aquel tipo de arte o poesía
Friedrich Nietzsche
Sólo los principios generales y modos de ver las cosas que gobiernan la actividad desde el punto de vista más elevado pueden ser el fruto de un claro y profundo juicio, y en ellos descansa, a manera de pivote, la opinión que se forme respecto de un caso particular considerado de manera inmediata.
Carl von Clausewitz
Todas las personas nacen como original; la mayoría mueren como copia.
Anónimo
... el porvenir como los antiguos decían, y creían, sólo a Dios pertenece, vivamos nosotros el día de hoy, que el de mañana nunca se sabe.
José Saramago
La vida real del hombre es feliz principalmente porque siempre está esperando que ha de serlo pronto
Edgar Allan Poe