Cada loco con su tema, contra gustos no hay ni puede haber disputas, artefactos, bestias, hombres y mujeres, cada uno es como es, cada quién es cada cual y baja las escaleras como quiere
Joan Manuel Serrat

Frases de Joan Manuel Serrat - Cada loco con su tema, contra gustos no hay ni puede haber disputas, artefactos, bestias, hombres y mujeres, cada uno es como es, cada quién es cada cual y baja las escaleras como quiere

Más Frases


Pienso en Metallica y realmente no puedo distinguir una canción de otra. Hay tanta pose por ahí. Los observo y me digo Ahí vamos otra vez, tachas y cueros, las piernas abiertas, caras agonizantes y guitarras podridas, y pienso Dios ¿es esto lo que hemos creado?
Keith Richards
Si no disfrutas la libertad interior, ¿qué otra libertad esperas gozar?
Arturo Graf
Pero estoy bastante bien con el pensamiento colaborativo. Trabajo bien con otras personas.
David Bowie
La constancia en el empeño es la fuerza que barre las dificultades y cuanto se opone a la voluntad.
Carlos Bernardo Gonzalez Pecotch
En ocasiones el exceso es estimulante. Evita que con la moderación se adquiera el mortal efecto de un hábito.
William Somerset Maugham
El desayuno es la única comida del día que tiendo a ver con el mismo tipo de reverencia tradicional como la que la mayoría de la gente asocia con el almuerzo y la cena.
Hunter S. Thompson
A quienes tienen un modo de ser bien ordenado, la vida les resulta asimismo ordenada.
Demócrito
Quizá alguien piense, sin embargo, que de este modo convertimos a los súbditos en esclavos, por creer que es esclavo quien obra por una orden, y libre quien vive a su antojo. Pero esto está muy lejos de ser verdad, ya que, en realidad, quien es llevado por sus apetitos y es incapaz de ver ni hacer nada que le sea útil, es esclavo al máximo.
Baruch Spinoza
Cuánto más te quejes sobre tus problemas, más problemas tendrás que solucionar.
Zig Ziglar
Para poder superarse a sí misma la humanidad tiene que sustituir la moral por la veracidad, tiene que transvalorar los valores establecidos, asimilar los propios errores.
Friedrich Nietzsche