Te veo pálido y bello: tu carne es una antorcha hecha de cera y fuego
Marguerite Yourcenar

Frases de Marguerite Yourcenar - Te veo pálido y bello: tu carne es una antorcha hecha de cera y fuego

Más Frases


Cuando gozamos de salud, fácilmente damos buenos consejos a los enfermos.
Tácito
El matrimonio es una costumbre a ultranza, antes del cual los esposos piden la bendición de Dios, porque amarse para siempre es la más temeraria de las empresas
Honoré de Balzac
Estoy convencido que la primera prueba de un gran hombre consiste en la humildad.
John Ruskin
Una señal inequívoca del amor a la verdad, es no mantener ninguna proposición con mayor seguridad de la que garantizan las pruebas en las que se basa
John Locke
Es hora de aullar, porque si nos dejamos llevar por los poderes que nos gobiernan, y no hacemos nada por contrarrestarlos, se puede decir que nos merecemos lo que tenemos.
José Saramago
Yo no me encuentro a mí mismo cuando más me busco. Me encuentro por sorpresa cuando menos lo espero.
Michel de Montaigne
Las cosas de las que nos hablaba el profesor de Religión quedaban lejos de mí, en una serena irrealidad sagrada, muy bellas quizá y muy valiosas, no eran ni actuales ni incitantes, y aquellas otras cosas que me preocupaban lo eran precisamente en el más alto grado.
Hermann Hesse
Lo único de lo que el mundo no se cansará nunca es de la exageración.
Salvador Dalí
La guerra vuelve estúpido al vencedor y rencoroso al vencido.
Friedrich Nietzsche
Desde Tales hasta los más quiméricos charlatanes no hubo ningún filósofo que influyese ni siquiera en las costumbres de la calle donde vivía.
Voltaire