Nuestras expectativas se torcieron y cambiaron. Cosas corrientes,como tener un empleo, formar una familia e ir a partidos de la liga de béisbol infantil las tardes bonitas de verano eran objetivos muy difíciles de conseguir. Así que los modificamos. Los revisamos. los redujimos y los reconsideramos.
John Katzenbach

Frases de John Katzenbach - Nuestras expectativas se torcieron y cambiaron. Cosas corrientes,como tener un empleo, formar una familia e ir a partidos de la liga de béisbol infantil las tardes bonitas de verano eran objetivos muy difíciles de conseguir. Así que los modificamos. Los revisamos. los redujimos y los reconsideramos.

Más Frases


No entiendo por qué el mundo se ha dividido en Oriente y Occidente. La educación no oriental u occidental, la educación es educación y es un derecho para todos y cada uno de los seres humanos.
Malala Yousafzai
Si se me califica de sensual, se cometerá una equivocación, porque la fuerza de mis sentidos nunca me ha hecho descuidar mis deberes cuando los he tenido.
Giacomo Casanova
El hombre es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener nada que decir
Mark Twain
Todos los problemas tienen la misma raíz: el miedo, que desaparece gracias al amor; pero el amor nos da miedo.
Anónimo
Este mundo no va a cambiar a menos que estemos dispuestos a cambiar nosotros mismos
Rigoberta Menchú
Ciego quien no ve el sol, necio quien no lo conoce, ingrato quien no le da las gracias, si tanta es la luz, tanto el bien, tanto el beneficio, con que resplandece, con que sobresale, con que nos favorece, maestro de los sentidos, padre de las sustancias autor de la vida.
Giordano Bruno
La Revolución de Octubre puede ser liberada del vicio del burocratismo sólo por el desarrollo de la revolución internacional, cuya victoria asegurará realmente la construcción de una sociedad socialista.
León Trotski
Un buen padre vale por cien maestros.
Jean-Jacques Rousseau
La risa es el lenguaje del alma
Pablo Neruda
¿Por qué México, mi país, es tan extraño que está formado, a mitad y mitad, de una fuente inagotable de ternura y de un pozo profundo de bestialidad?
Benito Juárez