Los grandes episodios de la vida de las abejas, a saber: la formación y la partida del enjambre, la fundación de la ciudad nueva, el nacimiento, los combates y le vuelo nupcial de las jóvenes reinas, la masacre de los machos y el regreso del letargo del inverno.
Maurice Maeterlinck

Frases de Maurice Maeterlinck - Los grandes episodios de la vida de las abejas, a saber: la formación y la partida del enjambre, la fundación de la ciudad nueva, el nacimiento, los combates y le vuelo nupcial de las jóvenes reinas, la masacre de los machos y el regreso del letargo del inverno.

Más Frases


Los buenos fines no pueden realizarse por medios inadecuados.
Aldous Huxley
El camino misterioso va hacia el interior. Es en nosostros, y no en otra parte, donde se halla la eternidad de los mundos, el pasado y el futuro.
Novalis
La naturaleza del universo, valiéndose de la sustancia del conjunto universal, como de una cera, modeló ahora un potro; después, lo fundió y se valió de su materia para formar un arbusto, a continuación un hombrecito, y más tarde otra cosa.
Marco Aurelio
Ésta es la interpretación más completa que me han dado la oportunidad de realizar. Me llevó más de lo que poseo física y emocionalmente como actor y como persona poder crear esta interpretación de Muhammad Ali. No sé qué podré hacer en el futuro que supere este trabajo.
Will Smith
Tenemos que hacer planes para la libertad, y no sólo para la seguridad, por la única razón de que sólo la libertad puede hacer segura la seguridad
Karl Popper
Un error no se convierte en verdad por el hecho de que todo el mundo crea en él.
Mahatma Gandhi
El lenguaje es el único instrumento del que dispone la ciencia, y las palabras son los signos de las ideas.
Samuel Johnson
Un error de opinión puede tolerarse cuando se deja vía libre a la razón para combatirlo.
Thomas Jefferson
Pues yo al menos no puedo decir que exista para un joven recién llegado a la adolescencia mayor bien que tener un amante virtuoso, o para un amante, que tener un amado.
Platón
La peor tragedia para un poeta es ser admirado por ser malinterpretado.
Jean Cocteau