Incluso el discípulo sirve para algo. Él está de pie tras nuestro trono, y en el momento de nuestra victoria susurra a nuestros oídos que, a fin de cuentas, somos inmortales.
Oscar Wilde

Frases de Oscar Wilde - Incluso el discípulo sirve para algo. Él está de pie tras nuestro trono, y en el momento de nuestra victoria susurra a nuestros oídos que, a fin de cuentas, somos inmortales.

Más Frases


La historia parece demostrar con toda claridad que cuando las revoluciones van acompañadas por más que pequeñas violencias, no se logran los resultados deseables que anticipaban los que las realizaron, sino más bien, algunos o todos los resultados realmente indeseables que fluyen del empleo de la violencia.
Aldous Huxley
Para alcanzar nuestros propósitos es mejor que nos dirijamos a la pasión de los hombres, y no a su razón.
Voltaire
... nada es malo de forma absoluta, sino con respecto a alguna otra cosa,...
Giordano Bruno
Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños
Pablo Neruda
El pensamiento no nace en la boca, Nace en el corazón del corazón
Nicanor Parra
A la hora de predicar con el ejemplo, es aconsejable predicar algo que nos guste.
Jaume Perich
Sin amor, la humanidad no podría existir un día más
Erich Fromm
Lo que nosotros tenemos que practicar hoy, es la solidaridad
Che Guevara
Nadie rebaje a lágrima o reproche esta declaración de la maestría de Dios, que con magnífica ironía me dio a la vez los libros y la noche
Jorge Luis Borges
Mejor no llegar a llenar que llenar hasta el borde. Afila demasiado la hoja, y pronto se desafila. Acumula oro y jade, y nadie puede protegerlo. Consigue caudal y títulos, y vendrá desastre. El rico y orgulloso se pierde a sí mismo, y en consecuencia atraerá la desgracia. El hombre que surca el Sendero del Cielo se retira luego de finalizar su obra
Lao-Tse