Hace ya un siglo que se dejó de educar a los niños para convertirse en adultos. Todo lo contrario: los adultos de nuestra época están educados para seguir siendo niños.
Javier Marías

Frases de Javier Marías - Hace ya un siglo que se dejó de educar a los niños para convertirse en adultos. Todo lo contrario: los adultos de nuestra época están educados para seguir siendo niños.

Más Frases


...Todo esto se debe a que la inteligencia y el carácter de las masas son muy inferiores a la inteligencia y al carácter de la minoría que crea los valores reales de la sociedad
Albert Einstein
El bien y el mal viven dentro tuyo, alimenta más al bien para que sea el vencedor cada vez que tengan que enfrentarse. Lo que llamamos problemas son lecciones, por eso nada de lo que nos sucede es en vano.
Facundo Cabral
El señor Chávez es un toro. Es como un centauro de la mitología clásica
Oliver Stone
La base de la moralidad es... dejar de simular que se cree aquello de lo que no hay pruebas y de repetir propuestas ininteligibles sobre cosas que superan las posibilidades del conocimiento
Thomas Henry Huxley
La libertad de amar no es menos sagrada que la libertad de pensar. Lo que hoy se llama adulterio, antaño se llamó herejía.
Victor Hugo
El que se guarda un elogio, es porque se lo merece.
Pablo Picasso
Cuando se van a tomar decisiones que afectan a más de una generación, que de alguna manera pueden hipotecar el destino de tus hijos o el de los hijos de tus hijos, eso tiene que ser Plebiscitado. No puede ser decidido por un gobierno y chao
Eduardo Galeano
En la historia de la religión aparecen menos mártires femeninos que masculinos. Esto demuestra que hay también menos obstinación y carácter desafiante en el masoquismo femenino... En general, los hombres son más idealistas y románticos que las mujeres. Sienten la necesidad de ser héroes, activos o pasivos.
Theodor Reik
No es la vida el más grande de los bienes, y el mayor de los males es la culpa.
Friedrich von Schiller
Cuando odiamos a alguien, odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros. – Demian, Cap.6 (Pistorius)
Hermann Hesse